Peso chileno se hunde y sol peruano se aprecia: Las razones del dispar desempeño en los mayores productores de cobre

El dólar pareciera no tener freno. Su escalada sin precedentes en el mercado cambiario local lo ha llevado subir más de $105 en lo que va de julio, y a cotizarse, por primera vez en la historia, por sobre los $1.000 en nuestro país.

Todo esto mientras el mundo cruza por un complejo escenario, en el cual los temores por una recesión global ha impulsado el apetito por el billete verde entre los inversionistas. Pero esta importante apreciación de la divisa estadounidense -la mayor desde 2002- ha derivado en una mayor debilidad de ciertos metales, especialmente del cobre, cuyo precio ha caído cerca de 20% desde comienzos de junio -un retroceso muy superior al de otros commodities-, lo que ha generado un deterioro en los términos de intercambio de nuestra economía.

En efecto, tal como lo señaló el Banco Central en la intervención verbal que realizó la tarde del lunes a propósito de la inédita subida que ha registrado la moneda norteamericana en los últimos días, la evolución de la paridad peso-dólar acumula una pérdida de valor cercana al 20% desde comienzos de año. «Situaciones como la descrita son de especial preocupación, ya que podrían obstruir la formación de precios del mercado cambiario y tensionar la evolución de otros sectores del mercado financiero, lo que, como en otras ocasiones, requeriría de la intervención del Banco a fin de asegurar el buen funcionamiento de la economía», apuntó la entidad presidida por Rosanna Costa.

Tema que por cierto fue abordado por el ministro de Hacienda, Mario Marcel, en medio de su exposición del Informe de Finanzas Públicas (IFP) del segundo trimestre del año ante la comisión de la materia del Senado. En dicha instancia, indicó «el precio del cobre siempre está muy correlacionado con el tipo de cambio, o el peso está correlacionado con el precio del cobre. Ambos factores están mencionados en la declaración del Banco Central, citando la caída del precio del cobre de 20% desde comienzos junio, o sea estamos hablando de una caída de 20% en poco más de un mes del precio del cobre, esa es una caída mucho mayor que la que habíamos visto en otras oportunidades, pero agrega un elemento adicional, que es el déficit en la cuenta corriente».

Con todo, pese que tanto nuestra economía como la de nuestro vecino Perú dependen en gran medida de los valores del cobre, y ambas se insertas en contextos políticos convulsionados, impulsado polémicas medidas como los retiros previsionales, el rendimiento del peso chileno dista mucho de lo que ha ocurrido con el sol peruano.

Es más, según el Ranking de divisas de America Latina elaborado por Bloomberg, mientras nuestra moneda se ha depreciado un 12,3% frente al dólar -la segunda con el peor desempeño después de Argentina-, el sol peruano se ha valorizado un 2,8%, en línea con la tendencia de Uruguay (10,94%) y Brasil (2,7%).

¿Por qué ocurre esto?

Según el titular de la cartera de Hacienda lo anterior se explica porque «Perú tuvo una caída de la actividad y la demanda durante la pandemia mucho mayor que nosotros, y la recuperación que ha tenido ha sido una recuperación robusta, pero no a los niveles que hemos tenido nosotros en demanda interna.

O sea pensemos que en demanda interna hemos llegado a estar 10% por encima de los niveles previo a la pandemia, que en el consumo de bienes durables hemos llegado a estar 50% por encima de los niveles previo a la pandemia, entonces ahí hay una diferencia bien significativa».

Y la otra diferencia, a juicio del jefe de la billetera fiscal, está relacionada con que «Perú está continuamente interviniendo su mercado cambiario, todos los días, y lo hace porque Perú es una economía más dolarizada que nosotros, y por lo tanto, el impacto de una devaluación más violenta sobre la situación financiera es mucho mayor que lo que se puede producir aquí en Chile».

«Si ustedes miran un gráfico del tipo de cambio en Perú va a ver que siempre es mucho menos volátil que en Chile en buena medida por esa intervención diaria sobre el mercado cambiario», sostuvo, aunque sí destacó que «eso en plazos más largos no logra impedir que la moneda se deprecie si hay cambios más fundamentales, pero en el caso de ellos siempre tratan de suavizarlo, y claro, cuando hay cambios que son muy repentinos en plazos muy cortos, como lo que estamos viendo ahora, se va generando una brecha», agregó.

Postura que comparte Patricio Valenzuela, académico de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la U. de los Andes e investigador del Instituto Mileno, quien indicó a Emol que el Banco Central de Perú «tradicionalmente realiza intervenciones cambiarias a través de compras y ventas de dólares en el mercado spot, mientras que el Banco Central de Chile solo interviene en condiciones muy puntuale».

Fuente: Emol.com