Empresa Andes Iron apelará a Tribunal Ambiental de Antofagasta por rechazo al proyecto minero Dominga

El Comité de Ministros, en una votación unánime de seis votos en contra y cero a favor concurrida desde las 8 de la mañana de este miércoles, rechazó tajantemente el proyecto minero Dominga, avaluado en más de 2.500 millones de dólares y ubicado en la comuna de La Higuera, en Coquimbo.

No conforme con la decisión la compañía de capitales nacionales, Andes Iron, se acercará nuevamente al Tribunal Ambiental de Antofagasta para apelar la sentencia, según cercanos a inversionistas de la minera.

La ministra de Medio Ambiente, Maisa Rojas, señaló que la evaluación de la iniciativa es desfavorable. «Es evidente que en diez años ocurren muchas cosas y de que una línea base, una evaluación en estos diez años puede haber cambiado», mencionó la autoridad respecto al ingreso de Dominga durante el 2013.

Dominga consiguió la Resolución de Calificación Ambiental como aprobada, aunque fue rechazado durante el año 2017 por la misma instancia por falencias a nivel técnico. No obstante y posteriormente, el Tribunal Ambiental revocó la decisión.

Los déficits encontrados en el proyecto enumeran una falta de «determinación y justificación de área de influencia», las especies de ecosistema marino comprometidas y el impacto de la desaladora en su construcción y procedimientos. Además, el proyecto comprometería dos acuíferos vinculados al proyecto, en conjunto de un daño a la flora aledaña.

Cabe destacar que Minera Dominga recuperó su Resolución de Calificación Ambiental durante agosto de 2021 en el período gubernamental de Sebastián Piñera, buscando la generación de alrededor de 10 mil empleos directos y 30 mil trabajos indirectos, incluso alcanzando un tercio de representación del PIB a nivel regional.

De esta manera, Dominga produciría 12 millones de toneladas de concentrado de hierro al año, 150 mil toneladas de cobre y cobalto. No obstante, el impacto que podría causar al pingüino de Humboldt, entre otras especies de fauna y flora, ha causado revuelo a nivel nacional e internacional donde Greenpeace se ha visto involucrada y ha hecho un llamado a rechazar la propuesta.