Diputado Jaime Araya y quemas en la Chimba: »Siempre incendio, siempre excusas»

Nuevamente las quemas ilegales del sector norte de Antofagasta, colindantes al ex basural de la ciudad, vuelven a provocar la indignación de la ciudadanía y el constante ir y venir de explicaciones que envuelven esta situación. Esta semana, sin ir más lejos, una quema ilegal derivó en un incendio que duró horas, lo mismo que el humo tóxico, y que obligó a la suspensión de clases en establecimientos educacionales. Un panorama muy conocido pero que, a la fecha, sigue sin ser resuelto.

El Diputado por la región de Antofagasta, Jaime Araya Guerrero, indicó que la problemática es una “violación a los derechos humanos” y que se tornó “intolerable” y añadió que “siempre incendios, siempre excusas”, en relación a las responsabilidades que afloran en una situación desgastante para los vecinos y vecinas del sector cuya problemática no se ha resuelto ni con la urbanización, ni con la apertura del Relleno Sanitario de Chaqueta Blanca ni con los compromisos ante la ciudadanía que adoptan las autoridades.

El parlamentario es tajante en su argumento: para él, existe “ausencia completa del Estado” y ante ello, solicitó al Instituto Nacional de Derechos Humanos que actué en representación de la ciudadanía, “particularmente de las y los niños, adultos mayores que sufren con este drama socio ambiental por años”. Añadió que “ha llegado el momento de decir basta definitivamente (al problema) y empezar a construir una salida que le entregue dignidad y tranquilidad a las personas que habitan en este sector”.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos observa los conflictos socioambientales a través de un mapa donde diversos actores denuncian los impactos ecológicos y en el medio humano en zonas del país. El Diputado Araya llamó al organismo “a constituirse en el lugar y tomar las acciones constitucionales necesarias”.
El conflicto, que se arrastra por décadas, provocó que organizaciones ambientales protestaran ante la lentitud -señalan- en las medidas a adoptar, el plan de limpieza, el daño ambiental a la Reserva Nacional, el cierre perimetral de la zona del ex basural y la vigilancia necesaria.