En el día mundial de la diabetes, especialistas entregaron recomendaciones y alertaron sobre la necesidad de cambiar los hábitos  

Este lunes se conmemora el día mundial de la Diabetes, desde 14 de noviembre del año 1991  la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) como respuesta al alarmante aumento de los casos de diabetes en el mundo.

A propósito de esta conmemoración, cada año se suma el Hospital Regional de Antofagasta, con el propósito de dar a  conocer las causas, síntomas, el tratamiento y las complicaciones asociadas a la enfermedad. En este sentido y para dar respuesta a la necesidad de atención, en el principal centro de salud de la macrozona norte existe la Unidad de Diabetes, conformada por médicos especialistas internistas, endocrinólogo, enfermeras, nutricionistas y educadoras en diabetes.

Bajo este contexto, la Doctora Thamara Duque Parada, médico internista y coordinadora del Programa de Diabetes del Hospital Regional de Antofagasta, explicó que “se presenta con síntomas que, a veces, pueden pasar desapercibidos por muchos y consisten en cansancio, fatiga, sed extrema, orinar mucho en las noches, dolores en las piernas, disminución de fuerza al caminar, entre otros. Es importante estar atentos porque en ocasiones esto podría ser interpretado como cotidianidad y no acuden a hacerse los exámenes médicos. Si usted presenta algunos de estos síntomas, acuda de inmediato a su control preventivo”.

Asimismo, de acuerdo con la especialista, la diabetes más común que se diagnostica entre la población es la tipo 2, que abarca principalmente a personas con sobrepeso u obesidad, con antecedentes de resistencia a la insulina y con historial familiar de diabetes. Por otra parte, también están los pacientes con diabetes tipo 1, que son directamente dependientes de la insulina.

“Las complicaciones más frecuentes de la enfermedad, cuando ésta no ha sido tratada de forma adecuada, consisten en retinopatía diabética, nefropatía, complicaciones gastrointestinales, alteraciones de hábito evacuatorio y la neuropatía diabética, que es una de las manifestaciones más importantes porque alteran la calidad de vida del paciente, lo que incluye calambres, adormecimiento en los pies, dolores durante la noche, etc, este es el condicionamiento principal para desarrollar pie diabético, entonces esta es una de las manifestaciones de mayor alerta porque puede también traer complicaciones desde el punto de vista infeccioso”, indicó Duque.

Paralelamente, la enfermera de la Unidad de Diabetes infantil y adulto del HRA, Daniela Zuleta, afirmó que “una de las principales funciones del equipo de enfermería de la unidad es brindar herramientas educativas a los pacientes para que aprendan a sobrellevar la enfermedad. Por ejemplo, ayudarlos a saber cómo actuar ante síntomas de hipoglicemia, cómo usar y transportar la insulina, la interpretación de valores y los momentos ideales para hacerse las mediciones, etc. Además, recordarles que, independientemente de que estén diagnosticados o no, deben acudir con regularidad a hacerse los exámenes preventivos”.

Por su parte, la nutricionista de la Unidad de Diabetes, Mónica Gaete, aseguró que “Los niveles de obesidad son cada vez más altos en nuestro país, eso significa que debemos hacer un cambio fundamental en nuestros hábitos alimenticios. Por ejemplo, ordenar los horarios de comidas y las porciones que ingerimos, limitar o eliminar el consumo de todo tipo de azúcares refinados. Eso no significa que nunca vamos a poder consumir algunos alimentos, al contrario, con un tratamiento adecuado, en ocasiones especiales los pacientes pueden comer algunos de estos alimentos, pero en porciones adecuadas”.

Además, la nutricionista dio a conocer que en Chile el promedio de consumo de pan es bastante elevado, situándose entre 4 y 5 panes diarios, sin embargo, para el paciente diabético la indicación es consumir máximo 1 o 2 panes diarios, o en algunos casos incluso sustituirlo por otros alimentos. De igual forma, Gaete invita a todas las personas a realizar actividad física de forma habitual, sin importar la edad ni el género, todos debemos incluir más actividad física en nuestras rutinas diarias, ya que ello va a ayudar a mejorar o reducir las condiciones que podrían llevar a un diagnóstico de diabetes.