Estudiante con TEA consigue una licencia de conducir: «Tener autismo no es impedimento para lograr mis objetivos»

Francisco Garay tiene 26 años, es antofagastino y estudia contabilidad. Dando un paso más hacia su independiencia, deseó obtener su licencia de conducir. No obstante, su situación especial es que es parte del espectro autista y lo hace todo más complejo,

No obstante, tuvo la voluntad de conseguirlo. Y así fue.

«Para mí fue muy fructífero haber obtenido dichos resultados, porque logré sobrepasar un desafío. Recuerdo una vez, hace algunos meses, que tomé un Uber, y el conductor me comentó que era Asperguer, lo que me hizo pensar que si bien son pocas las personas que han obtenido la licencia de conducir, habían podido hacerlo”, dijo Garay, ahora un conductor más.

«Me sentí súper bien, porque tener autismo no ha sido un impedimento para lograr mis objetivos. De hecho, yo tengo TOC (trastorno obsesivo compulsivo), y no ha sido un impedimento tampoco para lograr mis metas. Con fuerza de voluntad todo se puede”.

Francisco detalló que tuvo que prepararse semanas para conseguir su licencia. Y fue complicado: tuvo que dar el examen teórico tres veces, pero pudo concretar su cometido. Entrenó todo un verano para ello.

«Se ha perdido la tolerancia al volante, la gente cuando maneja se frustra mucho, cuando lo importante es llegar seguro al lugar de destino. No obstante, sí, al principio me costaba un poco cuando mi papá me entrenaba en la playa, porque me ponía nervioso, pero lo fui superando. Aprendí a mantenerme tranquilo, y obviamente hay un factor clave a la hora de manejar, que tiene que ver con mantener los cinco sentidos súper alerta y para eso, hay que fortalecer la fuerza de voluntad, mantenerse concentrado”.

Sin duda un importante hito para este muchacho y un gran empuje para quienes se encuentren dentro de espectros u condiciones diferentes al resto; si Francisco pudo, ¡ustedes también!